RESISTENCIA

Inicialmente el proyecto RESISTENCIA contaba no únicamente con la exposición sino también con una actividad paralela a la misma.

Ésta actividad quería ser un debate entre distintas personas del entorno artístico, conjuntamente con la la participación de todos los presentes al acto. Para ello invitamos a tres personas, Marta TAMAGIT, Jose Luis Regojo y Jesús-Angel Prieto. Finalmente y a causa de la crisis por la pandemia del COVID-19 será imposible realizar ésta actividad tal y como teníamos previsto.

Aún así, como bien reza el cartel, resistimos. Es por ello que finalmente el proyecto lo hemos ajustado a un formato digital donde cada uno de ellos refleja brevemente parte de su idea entorno a ésta exposición y sus ideas acerca del arte en estos tiempos de resistencia cultural.

Por ello, agradecerles de todo corazón a los tres por haberse dejado robar parte de su tiempo, dedicándonos no sólo unas reflexiones sino sus ideas respecto al actual panorama cultural y social.

Comenzaremos publicando la intervención de Marta TAMAGIT.

RESISTÈNCIA 

“Los crímenes más grandes en el mundo no son cometidos por personas que violan las reglas, sino por personas que siguen las reglas”. 
Bansky (o tal vez alguien que finge ser Bansky) 

VIOLENCIA, REPRESIÓN 

A primera vista, la obra de Kiseno es urbana y popular; traducida a otras manifestaciones, podría ser una escultura callejera, una pared de cemento, una chupa de polipiel recubierta de tachuelas metálicas. Sin embargo, si no solo miramos sus piezas a golpe de dedo índice, sino que nos acercamos a explorarlas vemos que esa escultura se nos cae encima por habernos atrevido a expresar nuestra opinión y nos aplasta como el zapato sucio aplasta a la cucaracha. La pared nos impide ver ese mundo mejor al otro lado y nos separa para siempre de nuestros sueños y posibilidades. Las tachuelas no logran adornarnos o definirnos; esos clavos metálicos nos traspasan el cuerpo y quiebran nuestra identidad. Somos simples calaveras; no cantes ni bailes, pues no hay nada que celebrar. 

EMIGRACIÓN, ASILO 

A primera vista, las joyas de Sílvia Serra son expresivas y experimentales; podrían ser fragmentos de pequeñas barcas sobre el Mediterráneo, un ensamblaje de cruces y otros elementos de caucho y plástico entre redes de nylon o una litografía de texto grueso sobre una madera carcomida. Sin embargo, si no solo miramos sus piezas a golpe de dedo índice, sino que nos acercamos a sentirlas, descubrimos cómo esas barcas de pesca se rompen en pedazos igual que se rompen día tras día los andamiajes de grandes instituciones y alianzas de mercado. Las redes de nylon nos cortan la respiración matándonos lentamente ante la mirada sarcástica de decenas de cruces. La madera se pudre y nuestro cuerpo agoniza: gritamos, pero nadie nos oye. Nos hundimos y seguimos siendo anónimos. Nadie nos busca, nadie nos encuentra. Ni siquiera nos han contado. 

CRUELDAD, INDEFENSIÓN 

A primera vista, la obra de Juanjo García es luminosa y lúdica; podría ser una vidriera de una iglesia surrealista, un caleidoscopio multicolor que tiene vida propia, una fábula, miembros y objetos inconexos junto a una lámpara de aceite que lo ve todo. Sin embargo, si no solo miramos sus piezas a golpe de dedo índice, sino que nos acercamos a pensarlas, observamos que esa vidriera de iglesia encierra a quien se acerca a ella en busca de alivio. El caleidoscopio no deja de rodar y nos marea; nos desmayamos, caemos al suelo, nos desorientamos. La fábula inocente no enseña a través de los animales, sino que los utiliza y se ensaña con ellos para ganar dinero; o tal vez fama. Y finalmente esa lámpara vistosa que pareciera ser nuestra salvación, nos falla y deja de dar luz y abrigo. Tinieblas, aislamiento: perdemos el contacto con la realidad. 

LA GRAN PANTALLA 

Si ante la gran pantalla que es nuestro planeta no solo miráramos como necios y a golpe de dedo índice los asesinatos indiscriminados e impunes, la violencia, la falsedad, la falta de empatía, el atentado contra la libertad de movimiento y expresión, la indiferencia ante el dolor del “otro”, la crueldad del dinero por el dinero, el maltrato a la naturaleza, el vacío y la soledad del individuo y de ciertos colectivos, sino que nos acercáramos un poco más a todo ello para explorarlo, sentirlo, pensarlo y relacionarlo tal vez podríamos dejar de normalizar la Injusticia. 

JOYAS DE DENUNCIA 

Descubrí el vínculo entre estos tres artistas joyeros en su exposición colectiva Indiferencia. Ahora, con Resistència Kiseno, Sílvia y Juanjo vuelven a aunar voces para dar voz a quienes no la tienen dando un paso más en la estimulación del pensamiento crítico y de la emoción a través de la joyería. 

¿Cuál será el siguiente paso? Quedamos a la espera de más deleite creativo; de más materia para el intelecto, el alma y la conciencia. 

Marta Tamagit

Proyecto relacionado: #artcanTbreath


Exposición Resistència 2020

José Luis Regojo – regeye.blogspot.com

He llegado hasta aquí de la mano de Marta, la directora de Tamagit, proyecto cultural conectado a la ciudad de Barcelona que pretende dar valor a la obra de artistas de joyería contemporánea que parten de un legado al cual aportan su experiencia vital.

Nos conocimos el año 2015 trabajando como voluntarios a favor de las personas refugiadas que llegaban a Barcelona. Tres años más tarde me presentó a la joyera Silvia Serra para que conociese su trabajo relacionado con las personas refugiadas. En aquel encuentro, hablamos de la poesía de sus joyas que tenía mucho en común con los poemas que me acababa de publicar la editorial Autografía en un poemario titulado Fronteras.

El mismo nombre de esta exposición, Resistència, ya da una idea del tipo de artistas que hay detrás de cada una de las colecciones. Piezas que son metáforas mismas de la vida. Una vida sin anestesia.

Las joyas del colombiano Kiseno, impregnadas de un posicionamiento crítico político y social, muestran a un artista que no se escuda en el ‘yo no sé’ y que desde su oficio, denuncia los desmanes que ve a su alrededor. El título de su último trabajo ‘Sin permiso’ es un ejemplo de su carácter. Joyas elaboradas y pensadas desde su trinchera que combinan arte y reflexión sobre lo que pasa en nuestro entorno. Kiseno proyecta una mirada a su ciudad, cualquier ciudad, lejos de la pasividad y consciente de sus contradicciones visuales. Sus joyas son para ser leídas, establecen compromisos ideológicos, culturales, ecologistas y de convivencia. Es un trabajo que va más allá de una ciudad anclada en un territorio, es una ciudad que se adhiere al cuerpo en contraposición a la ciudad conocida por los turistas.

BROCHE «CONCRETO»
Exposición Resitencia

Autor: Kiseno
Tipo de objeto: Broche
Materiales: concreto, plata, acrílico, acero, tuercas, tornillos y pintura
Medida: 80×80 mm.

Ciudad nocturna (©José L. Regojo)

La llovizna fría se desliza

por nuestras venas

con clara lentitud.

El húmedo asfalto,

cama reluciente,

te recibe en este supermercado

de progreso y democracia

a demanda.

La noche se acuesta

con indigestión.

Los mendigos espantan ratas,

hozan entre contenedores

los restos del festín

y la comida caducada.

Un trozo de carne,

¡mi tesoro!,

medio mascado por un perro.

Unas manos temblorosas lo recogen,

se alejan.

La mañana se despierta

amodorrada. 

La infamia de tanta codicia

sube por mis entrañas, implacable.

¿Acaso la única manera de ser bueno

es ser feroz con la dinamita y la guillotina?

Allí, a un palmo,

despierta la felicidad embargada,

hipotecada, amnésica y ciega.

El malagueño Juanjo García es un artista que denuncia el maltrato climático al que sometemos a nuestro planeta, así como la explotación animal para la industria cosmética y farmacéutica. Su trabajo “Mares de Asfalto” explora el entorno urbano, la ciudad y los mundos que alberga: sus edificios, calles, torres y habitantes con sus interminables capas de colores e historias paralelas. Diseños, a través de los cuales, el autor se mueve buscando la poesía del asfalto, de las aglomeraciones de gente que construyen historias paralelas, y la línea con el volumen que siempre está presente, junto a los signos del paso del tiempo en sus grises fachadas, donde al final el individuo se mueve en cumbres fabricadas, como un ser unitario, conducido a través de mares de asfalto.

BROCHE «AIRE DORADO»
Exposición Resistència Serie Indiferencia

Autor: Juanjo García Martín
Tipo de objeto: Broche
Materiales: madera, resina, cobre, esmalte vitreo, plata, papel, acero, pequeño circuito eléctrico con led
Medida: 100 x 50 x 20 mm

Unión Europea siglo XXI (©José L. Regojo)

Una pequeña parte de la Unión

inunda Europa entera

de vulgaridad,

de desprecio al diferente.

Una dignidad europea tan llena de represión 

como de indignidad.

Una tiranía donde no reconocemos a los tiranos

porque somos nosotros mismos.

Capitales europeas,

enfermas de obesidad mórbida,

excesiva y compulsiva ingesta de calorías y

baja autoestima.

Ciudades oscuras de suciedad,

hedor a miseria moral low cost.

Un invierno sin fin que llevamos

pegado a los huesos.

Cuna de niños desaparecidos,

mujeres vendidas y agredidas,

hombres explotados.

Sombras refugiadas sin retorno.

Nuestra única ventaja

sobre las hormigas

es que si nos pisan,

podemos pisar también.

Somos inciertos.

Los muertos,

únicos infalibles

que llegan a nuestras costas.

Unión Europea siglo XXI,

insolente estado del bienestar

de los vencedores.

Nosotros, no.

La catalana Silvia Serra nos muestra su colección ‘Refugiats desemparats’. Unas joyas nacidas con el inicio de la guerra de Siria, y que nos ponen frente al espejo de la cruda realidad de las personas refugiadas que intentan encontrar un lugar en el mundo en el que vivir pacíficamente. Denuncia, a través de sus diseños, la apatía de una parte importante de la  población ante esta tragedia mundial. Su exposición nos permite visualizar diversos tipos de joyas que son un grito, crítico y ético, de denuncia y resistencia (de ahí el nombre de la exposición) ante tanta insensibilidad. Una indiferencia europea que no es inocente. Serra muestra una colección de joyas que nos arrojan a una realidad que también es nuestra. Un proyecto sin patria ni bandera que es, sin duda, un proyecto atemporal y desgraciadamente global.

ANILLO «S.O.S»
Exposición Resistencia Serie Refugiats Desemparats

Autor: Sílvia Serra Albaladejo
Tipo de objeto: Anillo
Materiales: plata, caucho, acrílico, pan de oro
Medida: 30x60x15 mm

Corazón ahogado (©José L. Regojo)

Cuando su corazón

cruzó el mar en patera

y se ahogó, enmudeció.

Su cuerpo dejó de ver, escuchar y sentir.

Las gotas hicieron círculos

entre la espuma de las olas.

Su mundo, 

horizonte intacto.

Centenares de corazones

tapados por la niebla de nuestra indiferencia,

arrastrados por una corriente 

de pesadillas ciegas y mudas.

Ese rebelde corazón ahogado,

refugio de pasión,

late versos de recuerdos,

poemas de amor.

Olas,

espuma, 

horizonte, 

nube…

Chalecos matavidas (© José L. Regojo)

Color naranja mediterráneo,

relucientes,

caros, muy caros.

Lesbos

cubierta de chalecos

sobre la arena de la playa.

Montaña naranja

de detritus,

de vergüenza asesina.

No flotan, te hunden.

Mojados pesan más.

Chalecos matavidas.

Alguien los fabrica así.

Vivimos un momento en el que un pequeño ‘bichito’ ha puesto patas arriba a todo el globo terráqueo y ha mostrado nuestra debilidad. Ese es el motivo por el cual hoy solo nos queda seguir resistiendo “mediante simples gestos hacia nuestros iguales y hacia nuestro entorno. Generando cambios donde conciencia, empatía y respeto sean los pilares de esta resistencia.”


JOYERIA Y RESISTENCIA

“El orfebre de la pobreza no pule ni cincela.

Pero su corona tendrá más majestad que la del Rey.”


Corría el año 1954, y Eugeni d’Ors escribía en La Vanguardia este elogio dirigido a una pieza
de un orfebre, de un joyero.
Elogio mayúsculo cuando en esa época la joyería era sinónimo de piedras preciosas, de
metales nobles, de prestigio social y de poderío económico. En Barcelona, en particular, era
el momento de las llamadas “joyas del estraperlo”, las joyas que lucían en las noches del
Gran Teatro del Liceo aquellas consortes de la burguesía catalana empoderada a la sombra
del franquismo.
Muchas de esas joyas estaban construidas con materiales del fondo de armario heredado del Modernismo y del Noucentismo: las modas mandan, y aquella estética (que nos hablaba de la identidad de un país) era reciclada con los nuevos significados…
Pero no: este orfebre fue a los ríos, a las orillas, a buscar maderas erosionadas, cantos
rodados, metales oxidados. Sigue hablando d’Ors:

“…emplear para los resultados mas paradójicamente suntuosos, los materiales más
humildes. Así, en nuestra joya, el bronce oxidado reemplaza al oro fino;
la tosca madera está en el lugar del marfil.
Ni hay piedras preciosas; sino la desnuda elementalidad de los guijarros.
Pero, si el metal verdea, el leño se agrisa en finos matices.
Y los cambiantes de los pedruscos mates a la luz no tienen nada que envidiar
a los reflejos de las esmeraldas y las amatistas.”

Este texto salía a colación del impacto de esta joya presente en el XI Salón de los Once
(Madrid, 1954), salón que el mismo Eugeni d’Ors desde el 1942 organizaba para hacer
presente la mejor vanguardia artística del momento (con una notable presencia catalana) y
donde convivían diferentes lenguajes: pintura, escultura, cerámica, orfebrería. Esto es algo
difícil de ver hoy en día, donde en un mundo líquido podemos tener bienales o exposiciones
con lenguajes totalmente “libres” (performances, nuevos medios electrónicos, instalaciones,
ready-mades, etc.) pero con dificultades para presentar pintura y escultura. Y no digamos
para los oficios artísticos: cerámica, joyería, arte textil…
Esta es una nueva forma de resistir frente a las instituciones del mundo del arte: la joyería
como lenguaje con autonomía para explicarse, para comunicar mas allá del papel que se le

había concedido, para ser un actor en el debate social, para proponer experiencias estéticas en el territorio de lo próximo, de la distancia corta, de lo háptico.
Cuán oportuna es esta iniciativa que reúne a Silvia Serra Albaladejo, Juanjo Gracia Martín y
Kiseno, bajo ese concepto que tanto nos evoca: Resistencia.
Cómo no reaccionar a la locura de nuestra inercia ante la crisis climática, al drama terrible de los refugiados, los efectos de la pandemia, la despersonalización de nuestras ciudades
donde la política se hace ajena a sus habitantes, ignorando la marginalización y la
desigualdad.
Cómo no reaccionar.
Y esa es la pregunta que no podemos contestar ninguneando los esfuerzos de minorías que organizan su respuesta, su enfado… y a veces, sus propuestas.
Granos de arena, voces que se unen, desde la acción política, desde las redes comunitarias,
desde el arte…
¿Debemos resistir? Ante una fuerza, ¿sólo podemos proponer la resistencia? Confiemos que
de esta resistencia pasemos a las propuestas, pasemos a la conciencia de nuestra fuerza
colectiva y personal.
La joyería lo puede hacer, desde su modestia, desde su intimidad: siempre un dialogo
corporal entre ese objeto y yo, entre yo con ese objeto y los otros que me miran. Todos
hemos sido interpelados por pseudo-joyas (chapas, pins, pequeños lazos) que otras
personas llevan en sus solapas: interpelados en la reacción, el rechazo o la empatía.
La joyería puede…desde un espacio expositivo, desde nuestro cuerpo.
Y ya no discutimos de materiales, de estereotipos formales. Alguien ya en el año 1954 nos
abrió esas puertas. Y, sobre todo, la mente.
En un momento donde la joya, la orfebrería, estaba ligada al lujo, al encargo, y a ensalzar lo
políticamente establecido, ese orfebre decidió hablar del sacerdote Maximiliano Kolbe, que
en el campo de concentración de Auschwitz se ofreció a ser ejecutado a cambio de un padre de familia que querían represaliar. Esa era la joya presente en el XI Salón de los Once, que Eugeni d’Ors alababa: una Corona para un mártir hecha de cobre, madera y guijarros. Una propuesta de autor, en un acto de resistencia hacia una historia que, no olvidemos la fecha ni el país donde se presentaba, aún desertaba muchísimas y arriesgadas suspicacias.
A veces, la joyería resistente sólo ha de apoyarse en esa “desnuda elementalidad de los
guijarros”.

Jesús-Àngel Prieto,
La Floresta, acabando agosto del 2020.

REFUGIATS DESEMPARATS MÁS QUE UNA COLECCIÓN DE JOYAS | SILVIA SERRA

Imagen Artistlands.com

Una entrevista publicada en Artisland realizada por Elizabeth Rayo, conversaron acerca de esta Colección:

“REFUGIATS DESEMPARATS es una serie de piezas que vengo haciendo desde que comenzó la guerra civil Síria. Son piezas que me arrojan a una realidad que, sin quererlo también es mía, y es que nos afecta a todos, del modo que sea pero, nos afecta.

Trabajar en estas piezas me transporta a una realidad que no puedo esconder ni dejar de mirar. Con asombro y horror observo como puede llegar a ser el ser humano, y ello me hace reflexionar.

Al fin y al cabo, estas piezas y éste proyecto podría no tener ni patria, ni bandera, ni tan siquiera su momento. Es sin duda, un proyecto atemporal, desgraciadamente global y, quién sabe si con un fín.”

Leer más

OFF 2019 – Indiferencia & more – Interview to Silvia Serra, Juanjo Garcia & Chris Kiseno

Entrevista publicada en: https://alliages.org/

Sílvia Serra Albaladejo
Broche: With the Stone to the shoe, 2017
Plata, plástico, cuarzo, acrílico, pan de oro, acero, madera, cuero.
10 x 8.5 x 2.5 cm

Among all the off exhibitions this year, « Indiferecia » exhibition will make the difference with Silvia Serra Albaladejo, Juanjo Garcia Martin & Chris kiseno. « Indiferencia »  exhibition  is proposed to denounce the excesses at a general level throughout the planet. « Indifference is not innocent. Indifference kills slowly without leaving spectacular blood streams or sensational headlines in its path. Indifference has the guilty word written on the forehead. Around us, every day, hundreds of people ask for help. » 10 questions to the 3 artists :

Leer más

CONTXT

Exposiciones de Oscar Abba y Sílvia Serra

“Metamorfosi emocional” de Sílvia Serra.


TENGO LA PIEL BLANCA DE LISBOA
(2012) Broche
Plata, Oro, Coral, Piedraluna

La galería Context de Sant Cugat del Vallès, Barcelona, mantiene hasta el 31 de enero de este año dos interesantes exposiciones: “Moviment de Trames”, de Oscar Abba, y
“Metamorfosi emocional” de Sílvia Serra.
Dos muestras simultáneas inauguradas a final de noviembre, en las que el primero
presenta sus últimas colecciones y Sílvia invita a realizar un recorrido lúdico-poético por sus joyas a través de los textos de Catherine Flumian. En las imágenes, broche
“Tinc la pell blanca de Lisboa”, en el que la joyera catalana ha usado oro, plata, coral y
piedra de luna.

Publicado en: Revista Contraste, Enero 2020. p28

Leer más

Wechselspiel 20/10/2019 – 01/03/2020

Wechselspiel 20/10/2019 – 01/03/2020

Sílvia Serra Albaladejo participa en la Exposición » Wechselspiel» en Pforzheim, Alemania del 20/10/2019 – 01/03/2020.

En la selección de piezas de joyería contemporánea con las que participa son parte de la serie «Traces 2018». Una combinación armónica de plástico, acrílico, plata, oro, coral y aluminio.

Las mismas evocan el paso del tiempo, patentando las huellas en el cuerpo, los trazos visibles que deja el paso de la vida en la fachada física. Las arrugas, los rastros de vida que se dibujan en los materiales interpretando las señales dejadas por el paso del tiempo en la piel.

Traces 1 2018

Plástico, acrílico, plata, oro, coral y aluminio.
Traces 2 2018

Plástico, acrílico, plata, oro y coral.